Avisar de contenido inadecuado

Esclavo de su libertad

{
}

Era tal su afán por ser libre que huía de todo convencionalismo; sólo acataba aquellos formulismos necesarios para su vida profesional.

 Pensaba que él debía adaptarse a los demás y que éstos no eran lo tolerantes que él creía ser. Rechazaba los días y fiestas señaladas, las frases hechas, los regalos,... y todo aquello que le parecía una imposición. Lo malo es que los que le rodeaban ignoraban cuál era su concepto de imposición, ya que las cosas cotidianas no solían tomarlas como tal, y, por ello, a menudo se sentía presionado por la sociedad en la que vivía y que tan poco le gustaba

 Sus ideas las solía callar, porque intuía -y alguna que otra vez comprobó- que producirían el escándalo de muchos, que no lo respetarían. Y ello le encendía todavía más.

 De lo que no se daba cuenta era de que con los más allegados incurría en lo mismo que reprochaba a los no tan cercanos: exigiendo el respeto para él, el respeto a su libertad, cortaba la de ellos, que -por sus críticas un tanto ácidas, sus enfados y sus largos sermones- trataban de no incomodarlo con sus expresiones, quehaceres y costumbres. Era cosa de ellos, sí; no lo imponía expresamente y, por eso, seguía convencido de su tolerancia y respeto. En parte tenía razón, ya que efectivamente no utilizaba frases de prohibición o de mandato, sólo les hacía saber aquello que no le gustaba: cedían  por él, porque lo querían y porque, en el fondo, les inspiraba un cierto temor, debido probablemente a su propia inseguridad, de la que -por supuesto- no era responsable.

 Todo ello daba lugar a que sus seres queridos se sintiesen cada vez más alejados, incluso a veces rechazados por él. Trataban de dialogar, pero su facilidad verbal, su racionalidad y sus explosiones de genio, además de aquella especie de carrerilla que tomaba al hablar, los dejaba callados e insatisfechos.

 Tenía muchas cualidades positivas y sabía dar cariño, pudiendo ser tierno y amable; pero la defensa extrema de su entendida libertad le impedía en no pocas ocasiones ser él y se obligaba, sin pensar que caía en una imposición, a realizar actos sólo para su reafirmación, pese a lo que pudiesen afectar a los demás o incluso a sí mismo.

{
}
{
}

Comentarios Esclavo de su libertad

mmmmmmmm sé de esas personas.
besos.
Complicada persona para tratar en profundidad. Seguramente merezca la pena, aunque supongo que intentar acercase a ella tiene un precio elevado, ya que me parece, sin ir más lejos, un rebelde. Parece que no superó la rebeldia casi natural de los 16 o 17 años, cuando entre la sociedad y uno mismo a veces se interpone una pared de hormigón; pero el ser humano es un ser sociable y debes, si quiere vivir en paz, sociabilizarse, o sea, adaptarse a la sociedad, a sus usos y costumbres, a sus maneras, si no quiere vivir aislado. Es cierto que algunas costumbres son estúpidas, o no tan estúpidas, porque si se piensan profundamente todas tienen un porqué, y casi siempre han surgidos por una necesidad social, o económica o de otra naturaleza,  pero una necesidad. Esa persona de la que no me cabe duda que seguramente también es muy interesante, precisamente por esa rebeldia, creo que debería de hacer un esfuerzo no por acatar, pero al menos, por entender algunas costubres, ideas y pensamientos comunes. Quizá los demás, por lo que cuentas, lo respetan más de lo que él siente, pero ..., claro, lo dicho, no vive aislado, y los demás si han acatado cosas que él no. En el fondo creo que es un proceso de madurez personal, y no es que le llame inmaduro, posiblemente en otros sentidos lo sea, pero en esas cuestiones de las que hablamos creo que le falta una pizca de madurez, entendiendo ésta como un esfuerzo del ser humano para vivir en sociedad, algo que le es necesario y sobre todo inevitable. Si todo el mundo actúase o pensase como él y se dejase llevar por la rebeldia natural de rechazar todo lo que no le parece consecuente o no le gusta, este mundo sería ni más ni menos que un caos, y ya bastante lo es.
Muy bien descrita, Carmen, esa personalidad, que no deja de ser, por lo que dices, una personalidad fuerte y en cierto modo un poco dominante, ya que en su afán de libertad, coarta un poco la de los demás, que no pueden ser y sentir como sienten por el temor a molestar o a invadir la suya.
No sé el respeto que esa persona encuentra en quienes lo tratan, pero veo que para ti es una lucha ser tú misma y respetarlo con sus gustos y "manias", y me parece que sí le das importancia a su forma de ser y que por supuesto lo respetas mucho.
Tampoco sé si es un personaje de tu imaginación, si lo fuese, pues tengo constancia de que existen personas así, que sufren mucho y hacen sufrir también un poquito a quienes los quieren, porque a veces son difíciles de complacer, ya que tienen una gran lucha por el individualismo, y al mismo tiempo necesitan, como es lógico, a los demás.
Ya no me extiendo más, que mis comentarios siempre suelen ser más largos que lo que comento.
¬¬U
lola lola 12/07/2008 a las 13:25
Muchas gracias, marlen, por seguir ahi:). Espero visitarte en tu blog muy prontito, estuve con mucho ajetreo. Bss

Lola, gracias también a ti por tu tiempo y tu largo comentario, que me parece muy interesante:). Bss
La verdad es que todos somos esclavos de nuestras palabras, o como bien tu dices, de nuestra libertad.
Hoteles Florencia Hoteles Florencia 17/07/2008 a las 23:57
gracias por tu felicitación reina¡¡¡¡¡¡ mil gracias.
besos
ohhhhhhhhhhhhhhh¡¡¡¡¡¡¡¡
gracias por tu regalo¡¡¡¡¡¡ carmen¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
mil besos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
la incomprensión es algunas veces muy triste..saludos.
Hoteles Praga Hoteles Praga 12/10/2008 a las 17:53
Gracias, Hoteles Praga y Florencia:). Me alegra leeros y que me dediquéis un rato de vuestro precioso tiempo:).
Realmente precioso :)
Musica Musica 25/12/2008 a las 13:59
Muchas gracias, Musica. Me animas:)
muchas veces el auto-encerrarse en uno mismo no es bueno..aunque algunas veces surge la creatividad..hay que encontrar un termino medio..¡feliz año¡..
cursos cursos 30/12/2008 a las 20:59
Casi siempre el término medio es el mejor, pero qué dificil es a veces encontrarlo!. :)

Deja tu comentario Esclavo de su libertad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre